Elección del cole

  • Posted on: 6 March 2016
  • By: Sandra

Mes de marzo, época de puertas abiertas e inscripciones para el cole/guarde. Esto es lo que tendríamos en cuenta a la hora de escoger uno u otro, por si alguno de vosotros se encuentra en esta tesitura y le es útil allá van unas ideas:

  • Ratio: el trato individualizado (el de verdad) es muy importante a la hora de poder cubrir las necesidades tanto físicas como emocionales de los niños/as. Para crear un ambiente de seguridad y confianza, es necesario que no haya muchos niños por adulto. Para que os hagáis una idea, en Currusquinos, tenemos unos 8 niños por cada acompañante
  • Gestión de las emociones: la escucha empática, la validación de sentimientos, la aceptación de las emociones sea cual sea su manifestación, el no juicio…son aspectos indispensables para que los niños/as se sientan seguros de sí mismos y crezcan emocionalmente sanos.
  • Disciplina no punitiva: en mi opinión, no intentar controlar y manipular a los niños/as a través de chantajes, amenazas, sobornos, castigos ni recompensas, es uno de los pilares de una educación respetuosa. Las consecuencias de los castigos son numerosas: enseñan a los niños/as a actuar de igual manera, a mentir, aumentan el estrés y la ansiedad, bajan la autoestima… Las consecuencias de las recompensas, se convierten en las mismas que el castigo, cuando una vez instaurado el comportamiento a desear, se retira el refuerzo.
  • Metodología: tener en cuenta los intereses de cada niño/a, realizando talleres en base a éstos, intentar potenciar sus talentos, respetar sus gustos, que cada niño/a sea protagonista de su propio aprendizaje… son aspectos muy importantes para mí. Ahora está muy en boca de todos, el trabajar por proyectos, tened en cuenta que no siempre que se trabaja de esta manera, se respeta al niño/a, es decir, yo decido lo que tu tienes que aprender y cómo sin tener en cuenta nada más, pero como lo hacemos a través de un proyecto que suena mejor que mediante una ficha… Mi recomendación es que os expliquen muy bien a qué se refieren con esto.
  • Periodo de adaptación: el periodo de adaptación es el proceso más importante para que los niños se sientan seguros, confiados y felices a la hora de acudir al centro. Este periodo se puede convertir en traumático si no se realiza correctamente, por lo que, para ello, es necesario que se haga con una persona de referencia para el niño, (padre, madre, abuelo…) que se encuentre presente mientras dura el proceso y que respete su duración. Además, una adaptación espacial y no solo temporal, también es importante. 
  • Horario: un horario flexible también es otro factor a tener en cuenta a la hora de escoger un cole/guarde. Esto no significa que tenga que estar abierto durante las 24 horas del día, sino que se pueda adaptar (razonadamente) a posibles contratiempos y/o necesidades
  • Resolución de conflictos: la manera en la que se resuelvan los conflictos también marcará el clima de confianza y seguridad en el centro. Para ello, hay que conocer herramientas alternativas a los castigos y las recompensas. Escucha empática, validación de sentimientos, asambleas, reuniones, diálogo, explicación de las dos partes… También es imprescindible que no se toleren ni permitan agresiones de ningún tipo, ni verbales ni físicas.
  • Control de esfínteres: tener en cuenta el nivel madurativo de cada niño/a y no sólo la edad cronológica también es importante para este punto. No es necesario enseñar a un niño/a a controlar los esfínteres, cuando el/ella se sienta seguro y preparado, lo hará. Si se le presiona, se acelera el proceso, se le chantajea, se le reprende cuando se hace pis encima, se le compara con su compañero/hermano, se le ridiculiza… esto hará que el proceso se ralentice.
  • Transparencia: creo que el mayor consejo que os puedo dar es que desconfiéis de un centro en el que los papás y las mamás no puedan pisar ni con un pie el lugar donde sus hijos/as van a pasar la mayor parte de sus días. Los centros herméticos, donde las familias no son bienvenidas, desprenden cierto halo de secretismo y falta de transparencia que a mí, personalmente, no me gusta. A la hora de elegir un centro u otro, yo escogería uno en el que primase lo familiar, en el que no hubiera restricciones en cuanto a la presencia del adulto, en el que pudiera tomarme el tiempo que necesite para despedirme de mi hijo/a, incluso en el que pudiera pasar la mañana si así lo decidiera.
  •  Autonomía: uno de los deseos de todo padre/madre, es que su hijo/a sea autónomo, bien,pues permitirle que pueda serlo, es el primer paso para conseguirlo. Yo elegiría un centro en el que permitieran a los niños/as hacer las cosas por sí mismos, sin juzgar los resultados y sin prisas. No adelantarse a esos procesos, es primordial. Creer que un niño/a no podrá hacerlo sin nuestra ayuda, es un error, y si dejamos que sean ellos mismos quienes lo hagan (sin negarles la ayuda, por supuesto) nos sorprenderíamos de las cosas que son capaces de hacer sin nosotros.

 

  • Instalaciones: como os hablaba en el post de los ambientes de aprendizaje, los colores tanto del ambiente, como de los materiales o juguetes, deberían ser principalmente colores blancos, claros, colores de la tierra (marrones, beiges, arenas, melocotones…)ya que transmiten calma y ayudan a la concentración. Deberíamos evitar colores chillones y sobreestimulantes. Espacios amplios y con luz natural, sin muchos elementos. El orden y la estética son importantes, con lo cual, es recomendable no sobrecargar el espacio tanto con materiales como con estímulos.Por otro lado, el espacio exterior para mí, es imprescindible, que puedan estar libremente  en contacto con la naturaleza, que puedan correr, saltar en los charcos, subirse a los árboles, que puedan tocar, sentir, experimentar…

 

  • Trato: no creáis que este punto es menos importante por ser el último, sino más bien al contrario. Que un acompañante, profesor o como queráis llamarlo, tenga su currículo repleto de formación y experiencia, no es lo más importante, sino cómo es él/ella como persona, su carácter, su manera de tratar a los niños/as, su manera de dirigirse a ellos. Si mantiene una posición de superioridad frente a ellos o por el contrario es un igual, si se pone a su altura para hablar con ellos/as, si los trata con cariño, si es empático/a, paciente, si muestra sus emociones y sentimientos, si sabe gestionar los conflictos, si es firme y claro, pero no alza la voz, si respeta sus intereses, si no presiona (aunque sea con cariño)… Además, si es cercano /a con las familias y se puede acceder fácilmente a él/ella, sería lo que terminaría de convencerme para ir a un sitio u a otro.

 

  Si queréis algunas ideas sobre qué preguntar en lasjornadas de puertas abiertas, visitad:http://elblogdemamartin.com/2016/03/06/eleccion-del-cole/